EL MEJOR ANTÍDOTO PSICOLÓGICO ES…

He vuelto a ver una película que hace tiempo vi, y gravé para re-verla: “Los descendientes”. Recuerdo que cuando salimos del cine a nadie le gustó tanto como a mi, y aunque pareciese que el único motivo era que estaba George Clooney, en realidad no era ese, es que trataba un tema que siempre me ha parecido tan importante como difícil de gestionar, “el perdón”.

1325613056-the-descendants-movie.jpg

Y especialmente hoy, antes del final de un suceso que nos ha generado, a mi y a personas de mi alrededor, bastante tristeza, una buena dosis de indignación y ciertos momentos de exasperación, he decidido que de eso trate este post antes de tomarme agosto de vacaciones.

He comprobado que casi todas las corrientes filosóficas, religiones y sociedades hablan del perdón y sus beneficios, así que por algo será.

Perdonar a otros o a nosotros mismos, es un elemento relativamente nuevo en psicología, comienza a introducirse en los años 70; pero no es hasta los 90 cuando se empieza a considerar una herramienta con efectos positivos, alejándose siempre de cualquier tinte moral.

¿Para qué sirve el perdón?

Creo que el beneficio más directo es que nos responsabilizamos de nuestras emociones, no dejamos en manos de otros como sentirnos y eso nos otorga un poder muy importante sobre la propia felicidad. Ejercerlo permite alejarse del victimismo, un papel que inhibe la capacidad de influir y cambiar nuestra vida. Practicándolo se abandona la tendencia a encontrar culpables de nuestras emociones más negativas, chivos expiatorios que en definitiva usamos para no aceptar nuestras debilidades, no asumir nuestros errores o reconocer nuestras actitudes nocivas. Sirve desde luego para aprender a no repetir lo que nos hizo daño.

996807_483840315031100_433826047_n

Pero lo más importante es que perdonar y perdonarnos aleja del resentimiento y de la ira, de volver y volver a revivir una y otra vez elementos dañinos del pasado. El rencor, el odio, está conectado directamente a enfermedades y accidentes, al insomnio, a las obsesiones, a la tristeza el llanto y la ansiedad. Es el culpable de generar conductas desproporcionadas, de provocar lenguajes violentos, humillantes o provocadores, y sobre todo nos nubla la razón a la hora de medir consecuencias.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso del perdón?

No es un acto único que se hace en un momento y ya está, como cuando eramos pequeños y nos decían “pide perdón”. Es un proceso continuo que se va completando a lo largo del tiempo.

invictus1.jpg

El primer paso consiste en analizar de forma objetiva la situación que causa daño. Explorar con sinceridad de todo lo ocurrido, lo que realmente nos ha afectado. Analizar con precisión cómo hemos participado o evitado y para qué lo hacíamos. Ser conscientes de nuestros juicios, prejuicios e interpretaciones.

El segundo paso consiste en abandonar conductas caústicas tanto explícitas como implícitas. Renunciar a fórmulas de venganza. Nada de comentar y quejarse a todo el mundo. De rebozarse en el dolor que se siente. Ni flagelarse por los errores cometidos, ni celebrar los daños infringidos. Nada de fabular con castigos o desear infiernos. Todas esas conductas mantienen vivas de forma innecesaria emociones negativas.

El tercer paso consiste en incorporar pensamientos y conductas positivas. Obligarnos a pensar y evocar cosas que a pesar de todo han merecido la pena que ocurrieran o pueden ocurrir. Descubrir a personas que a penas se tenían en cuenta y sin embargo son buenas influencias. Amigos de siempre que han salido aún más reforzados. Valorar como se han estrechado vínculos con la pareja o con los hijos. Ver con mayor lucidez precipicios inadvertidos y apreciar con más nitidez donde mejorar.

En realidad lo mires por donde lo mires es un antídoto muy efectivo que sirve tanto para pequeñeces como que se olviden darte las gracias por un regalo de cumpleaños, como para menos pequeñeces como divorcios, traiciones o conflictos. Es reconfortante hasta en situaciones tremendamente adversas como actos terroristas o abusos. Sin lugar a dudas es un contraveneno cuando estás enfadado contigo mismo, con los demás o con la vida.

mary-and-maxUna amiga a la que le gusta mucho el cine, me ha ayudado a escoger películas para ver con mi familia y con amigos este verano, y hemos encontrado una australiana de dibujos animados, aunque no infantil, que me sirve para cerrar el blog por vacaciones hasta septiembre. “Mary and Max”. Narra la relación entre ambos en la distancia, y he elegido una frase que me parece la clave del proceso del perdón, la comprensión.

Y es la que dejo encima de la mesa para pensar…

“La razón por la que te perdono es que no eres perfecta. Eres imperfecta y yo también lo soy. Todos lo somos”. (Mary and Max)

Próximo post 1 de septiembre:

NUEVAS ENFERMEDADES: TERRIBLITIS, NECESIDITIS, DESILUSIONITIS.

Publicado en Coaching, sociedad, Terapia | Etiquetado | Deja un comentario

VERANOS PARA VIAJAR: ¿QUE TIENEN TAN ATRACTIVO LOS VIAJEROS?

Sentados en la cocina con unas aceitunas y el vermut, esperando a que se terminara de hacer la comida, escuchábamos atentos las historias de su último viaje. Contaba anécdotas y chascarrillos sonriendo, historias que combinaba con otras experiencias por haber vivido y trabajado largos periodos en otras culturas, de visitar con frecuencia otros países y otros lugares, lejanos y no lejanos, pero nos mantenían atentos y tremendamente divertidos. En cada detalle transmitía una sobredosis de alegría, de haber disfrutado cada día del viaje, un magnetismo del que era difícil no dejarse conquistar por ella. Poco nos importaba lo que estaba tardando en hacerse el guiso.

Siempre he pensado que las personas que viajan y disfrutan haciéndolo desprenden algo irresistible que atrae de una forma diferente. Y escuchando a la protagonista de este post he pensado, ¿qué tienen estas personas que las hacen tan atractivas, con un encanto especial?, ¿qué habilidades y competencias muestran tan específicas?, ¿por qué ahora las empresas tienen en cuenta a estos perfiles por encima de otros?.

1.- Apertura al conocimiento.apertura la conocimiento

Saben mucho de muchos temas. Viajar es como leer muchos libros a la vez. Nuestra protagonista nos aseguró que en Nueva York hace más frío en invierno que en Islandia, yo ni lo imaginaba, y es cierto. Miran todo con unos ojos llenos de interés, da igual que sea una nueva frutería en su barrio, que el cafetín más raro de una calle de Berlín. Observan todo con cierto grado de ingenuidad, sin juicios previos, lo que les facilita asimilar e incorporar diferentes hechos o interpretaciones del mundo.

2.-Flexibilidad.

viajeraViajar es adaptarse constantemente a un nuevo entorno, a otras costumbres, a distintos horarios, a cambios de planes. Son personas que no se quejan ni se enfrascan en minucias, no discuten ni invierten mucho tiempo en por qué se equivocaron de ruta, porque quizás esa puede ser la mejor. Saben salir airosos de cualquier situación social, les da igual ponerse el hiyab, comer con los dedos en el suelo o ir de largo a la boda de la hija del director de su empresa. No juzgan, entienden que hay distintas creencias y formas de comportarse aunque no sean las propias.

3.-Negociación.

Untitled-5-6

Son personas con una capacidad muy importante para hallar soluciones en situaciones complicadas. Pueden encontrarse sin suficiente gasolina en un lugar remoto´y dependen de su capacidad para generar suficiente confianza, y buscar una alternativa beneficiosa para quien tiene el bidón y para quien lo necesita. Usan muy correctamente el lenguaje. Sus gestos son precisos, los han usado para que les entiendan diferentes personas en diferentes idiomas , y han aprendido a elegir bien las palabras que se necesitan para expresar exactamente lo que desean. Son generosos, capaces de desprenderse de cosas que no sean imprescindibles, pero además manejan con precisión el dinero, en los viajes la liquidez no es infinita.

4.-Autoconocimiento.

viajera 2

Estas personas no se aburren nunca, viajar genera muchos momentos de soledad, han pasados muchas horas sentados en un avión o en un tren de una parte a otra, así que han invertido tiempo en pensar en ellos, en reconocer sus fortalezas y sus debilidades. Se han enfrentado en alguna ocasión a sus miedos y a sus “no puedo” , y han descubierto que eso depende en gran medida de ellos mismos. Son independientes, sus propios motores para continuar. Pero han visto muchas cosas y conocido a diferentes personas, con lo que les es fácil empatizar con cualquiera.

5.- Creatividad.

CREA 3Son personas que por tu cumpleaños te sorprenden. Son capaces de regalarte aquello que hace meses dijiste que te gustaba en una conversación, y traértelo del otro lado del Atlántico. Resuelven imprevistos de formas “originales”, no es ningún problema cerrar la maleta que se ha roto en mitad del aeropuerto de Nueva Delhi. No se niegan a casi nada, comen, beben y duermen en cualquier sitio y cualquier cosa, su mente está abierta a diferentes formas, modos y estrategias.

índice

Seguíamos muy atentos cuando sonó la alarma de la olla, en ese momento la escuchábamos relatar con mucha ternura como a una pequeña nepalí, sentada entre sus piernas, le acercaba a la boca pequeños pellizcos de un chocolate que sacó del bolso y como la pequeña rompía otros para acercarlos a ella sin dejar de curiosear que más cosas interesantes podría haber en ese enorme bolso, en el que aseguro puedes encontrar cualquier cosa que necesites. Es fascinante descubrir emociones con esta viajera.

Dejo encima de la mesa para pensar que lo mejor de los viaje es: lo de antes, lo de durante y lo de después.

Publicado en sociedad | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Mi Mamá Me Mima Mucho.

Estos días tengo en el despacho a una hija que hace referencias constantemente de su madre. Y a una madre que sufre por la relación con su hija, porque se muestra distante y a veces díscola.

Las relaciones entre madres e hijas parecen más complicadas que con sus hijos varones, o la de los padres con ellas. ¿por qué?.

He estado estos días leyendo sobre estas relaciones, y las diferentes formas de entenderlas.

debora

Deborah Tanner lingüista estadounidense, en una de sus investigaciones acerca de la complejidad que reviste la relación entre madre e hija, explica que en el fondo la constante pugna no es otra cosa que una lucha de poder. Un afán de lograr el control de la madre hacia la vida de la hija, para guiarla de acuerdo a lo que cree que es bueno y apropiado para una mujer; mientras la hija, intenta conducir su vida a su manera y no de acuerdo a los designios o creencias de su madre.

Gemma Cánovas, autora del libro “El oficio de ser 9788449323706madre”, explica que “muchos choques entre madre-hija tienen un componente psicológico. La madre ve reflejada en la hija su propio ideal, existiendo el riesgo de que esta quiera reparar a través de ella antiguas deficiencias de su juventud o conflictos propios, necesidades no cubiertas con su pareja, sus amigos o con su propia madre, lo que supone una sobrecarga para la hija, que lleva a la tensión”. 

Sin embargo creo que siendo posible todo lo anterior y que en cada caso seguro que hay una pieza clave que define la intensidad y la frecuencia de tensión en esa relación, observo un denominador común en todas, la falta de aceptación. La resistencia de ambas partes en asumir el principio que rige cualquier relación sana “aceptar la singularidad de cada uno”.

manzanas distintas

La aceptación pasa por tres consideraciones importantes:

  • Todos somos únicos, y nos vamos configurando echando mano primero de nuestra carga genética que marca parte de nuestro carácter y esta es irremediablemente distinta entre una madre y su hija. En segundo lugar vamos modelando nuestros sentimientos y experiencias en función de las cosas que nos van pasando, bastante distintas en el tiempo y en el entorno entre ambas. Además establecemos nuestras relaciones según las personas con las que coincidimos y elegimos, e indiscutiblemente no pueden ser las mismas para las dos. Y también de nuestros propios talentos que nos permiten hacer o no cosas que pueden parecerse o no entre estas dos mujeres. Nunca ha habido un duplicado exacto de nosotros mismos, ni nunca lo habrá. Y tampoco podemos confeccionar aquello que deseamos o queremos que sea la otra persona.

  • La segunda reflexión es sobre lo que no aceptamos, ¿es porque no nos gusta o porque es incorrecto?, ¿o es solo que haríamos las cosas de otra forma?. Al no establecer esta diferenciación, acabamos entrando en conflicto por conductas o actitudes que no compartimos pero que no tienen por que ser inadecuadas. Partiendo de valores generales en principio sensatos y éticos, existen diferentes formas de hacer las cosas y posiblemente todas muy correctas. ¿Es imprescindible estirar la sábana para dormir bien?, ¿realmente es tan impropio y agobiante preguntar por ese novio?, ¿te vas a poner eso?, quien pregunta la madre o la hija.

  • Otra consideración a tener en cuenta es la falsa creencia de pensar que para llevarnos bien tenemos que estar de acuerdo. Pues no, es posible llevarse muy bien con quien odia la ensaladilla rusa o con quien no vota a tu mismo partido. Tampoco tienen por que tener un conflicto quienes piensan de forma distinta sobre si es sano o no tener gato y perro a la vez en casa, o no comparten las mismas opiniones sobre personas que conocen. Lo que seguro es bueno, es no empeñarse en cambiar los gustos u opiniones de los demás. Planteando ciertos límites de respeto, empleando la negociación y la flexibilidad, nada se hace imprescindible y sí se facilitan las relaciones.

Antes de publicar este post no me ha sido difícil recordar muchas escenas divertidas y otras incómodas entre madres e hijas.

Una madre criticando de pelusona a su hija, porque esta recriminaba a su hermano pequeño de repetir el nombre, con cierta “malicia”, del profesor que necesitaba de apoyo en matemáticas. Pero fue entretenido observar perder el control a esa misma madre poco después, mostrándose celosa de la atención que prestaba su pareja a otra persona.

He escuchado muchos días a una madre flagelarse y sufrir durante años porque en un momento decidió distanciarse de su hija al no encontrar otra fórmula para no hacerse más daño. Pero sé que esa hija descubrirá que hizo solo lo que podía hacer, y se reencontrarán y disfrutarán la una de la otra dentro de poco.

DSC7612

Me encantó oir hablar a una hija orgullosa de su madre, aunque no deja de quejarse de que le repite demasiadas veces y todos los días que tiene que echarse las gotas en los ojos, y que le debe 5 tupers.

Y siempre me sorprende esa madre que intenta que su hija desista de salir por los peligros que le acechan a menos de tres plazoletas de su casa, pero que me envía satisfecha sus fotos ya preparada antes de hacerlo.

A final madres e hijas condenadas a entenderse. A lo que me niego es a escribir eso de: ¡ambas son mujeres, qué esperas!.

Dejo encima de la mesa algo que aún me repite mi madre muchas veces …Lo negro del plátano se come y está buenísimo. (Si tu lo dices mamá…).

Publicado en sociedad | Etiquetado , | Deja un comentario

YO, MI PEOR ENEMIGO

Por casualidades, de esas que nunca pienso que son casualidades, he compartido un café con una mujer que ya no cumple los 75 años, ni los 77, ni quizás los 78. Solo se quedó, aún poniendo alguna escusa, por ser amiga de con quienes realmente habíamos quedado frente al mar, una tarde nublada de esta pasada primavera. Pero he saboreado cada minuto de una charla de café, que me ha servido no solo para conocerla mejor, sino también para escribir estas líneas, pedir publicarlas y dedicárselas, aún con la duda de si las llegará a leer.

centelles-osona-pintura-cuadros-ernest descals-

Esta mujer con unos ojos que en ese momento parecían sufrir más de lo que mostraba su sonrisa, atusándose algo nerviosa un mechón muy rubio, de un corte más moderno de lo que cabría esperar a esa edad, interrumpió con una pregunta a quien todos escuchábamos con atención el relato de un episodio de su desdicha.”.

¿Pero que tiene de bueno seguir en esa situación?, ¿hasta donde hay que sacrificarse por mantenerla?,no lo entiendo le replicó tensando la voz.

Acomodándose de nuevo en su silla, ella y yo nos cruzamos cómplices las miradas y  dirigiéndome las preguntas, como si me conociera, con voz más relajada continuó…”.

¿Por qué a veces sabiendo que nuestra felicidad no está en un lugar, insistimos torpemente en dirigirnos hacia allá?, como polillas que insisten en ir hacia la luz… hasta quedarse atrapadas y morir abrasadas en una lámpara… Por qué seguimos con una relación que solo genera sufrimiento, por qué en un trabajo del que me lamento cada mañana, por qué quejarnos de como nos tratan, por qué aceptar que otro decida por nosotros, por qué me amoldo en silencio a lo que me piden…  ¿qué utilidad camuflada encontramos?

La seguridad frente a la incertidumbre.incertidumbre

Verás yo cuando era más joven, me ponía a mi misma obstáculos que me impedían cambiar cosas o conseguir otras. Quizás elegí un marido con quien no debía haber compartido mi vida. Era un buen hombre y aunque hace ya muchos años que ha fallecido y me acuerdo de él con cariño, sabía y sé que no era el mejor para mi. Y sin embargo decidí permanecer segura aunque incómoda, frente al riesgo de poder sentirme mejor, pero sin la certeza de si eso sería posible. Aunque en mi malestar libraba batallas o escaramuzas que no eran buenas para ninguno de los dos, no me movía. No hay más que una vida y esa es para vivirla lo mejor posible. No me canso de repetírselo a mi hijo mayor también estos días”.

La aceptación frente al rechazo.sola

Una de las cosas que me atenazaban era el miedo a ser censurada, a que me consideraran culpable, o la mala. Me di cuenta que estaba llena de prejuicios, ideas rígidas que anticipaban lo que otros opinarían, me asustaba que mis  hijos pensaran en mi como en alguien egoísta y eso me pesaba mucho. Así que yo misma me boicoteaba, por miedo a ser criticada o rechazada, a tener que dar explicaciones que me dejaran en mal lugar, o verme sola. Sin darme cuenta que permaneciendo en ese escenario sería más juzgada con el paso del tiempo que si hubiera tomado otras decisiones. Por eso siempre apoyo cualquier decisión de mis hijos, sean negocios o relaciones, nunca se sentirán solos, siempre estaré defendíendoles como una tigresa, si es necesario hasta frente a mis propios nietos y eso que los adoro. Nadie se merece sufrir, ni renunciar a su felicidad ni a un proyecto, y menos por lo que pensarán o dirán, ni por nada, ni por nadie”.

Resignación frente a inconformismo.

paraguas

Sabes lo que más rabia me da, que cuando escucho frases como“no quiero que sufran ni vivan lo que yo he vivido”, “es un sacrificio que se merecen”, “mis intereses están por detrás de otras cosas”, “yo no me debo conceder esos deseos, ni caprichos”. Esa resignación es la misma que yo practicaba, aceptando muy erróneamente como se enfrenta uno a su vida. Me engañaba diciendome que era lo mejor que podía hacer. Mi obligación era mostrar que aquello que me hace infeliz puedo cambiarlo, que lo que me hace sufrir no merece la pena, que nunca se debe ser el propio arquitecto de la infelicidad, solo hay que intentarlo y ya veremos como sale”.

Quererse frente a ser tu peor enemigo.

En el fondo era mi peor enemiga, no me quería como me merecía, la culpa, la resignación, los prejuicios, eran la condena que había aceptado cumplir. Me hacía cada día trampas, cediendo a un destino como si de un castigo de Dioses se tratara por algún error cometido. Y tenía que con sumisión aceptar esa desdicha. Aunque me etiquetaban de “reinona”, que siempre hacía lo que quería, no era cierto. ¡Que equivocado está quien se oculta deseos y decisiones por miedo! y sufro cuando no se ve así de claro, que la vida depende de uno. Si aún depende de mi con esta edad, como no va a depender con menos años”.

Me encanta esta mujer, que pena que no pudiera decirle que sabía de que hablaba, que sabía a quien se refería con cada palabra; que aunque no me reconociera en ese momento, habíamos hablado de ella en algunas ocasiones. Me encantaba el color intenso de sus labios pintados y esos tacones dorados la hacían parecer una autentica reina, de las que te quieren mucho”.

pintura-mujeres-modelos-retrato-retratos-sombrero-elegancia-moda-pintor-ernest-descals

Muchas veces no podemos entender cómo alguien persiste en la idea de elegir aquello que lo daña, no renunciar a lo que lo hiere, e insiste en exponerse al riesgo y las dificultades. Cuanto hacemos tiene una utilidad psicológica aunque no seamos capaces de reconocerlo. Y ese patrón psíquico explica nuestras conductas, nuestras decisiones y nuestras estrategias de vida.

Solo hay que hacerse una pregunta cada día que es la que dejo en la mesa … ¿que beneficio oculto se esconde tras esa decisión?, ¿y merece la pena?

Nota: las fotos del cuadro del café como se ve en la firma y la mujer con sombrero pertenecen a  Ernest Descals


Publicado en Coaching, sociedad, Terapia | Etiquetado , | 5 comentarios

HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE.

Están a punto de divorciarse aunque intenta disimularlo. No es que esté roto el matrimonio es que es un polvorín, ya se notan y se ven muchos de los daños, solo falta que den al botón y en el estallido se puedan apreciar los desastres con más claridad.”

anillos rotos

Los estudios del sociólogo Andrew J. Cherlin y el historiador Stephanie Coontz , describen tres grandes transformaciones del matrimonio a lo largo del tiempo, que pueden explicar la evolución de los porcentajes de rupturas y divorcios.

Estos autores indican que al principio el matrimonio era un mecanismo práctico vinculado a la economía. Las relaciones giraban en torno a la producción de alimentos y el refugio, los sentimientos sencillamente no eran necesarios.

Después con la industrialización el matrimonio siguió siendo una institución económica, pero la razón fundamental para casarse giró en torno a la compañía y el lugar donde experimentar una vida sexual satisfactoria.

Es a partir de mediados de los sesenta y las corrientes contraculturales cuando se le empieza a considerar como una institución menos esencial y más como un medio para lograr la realización personal. Lo que significa que para que tenga éxito, cada cónyuge debe esforzarse en conocer las necesidades personales de su pareja y ayudarla a conseguirlas.

divorcio

Mientras charlábamos y me contaban detalles de una relación que hacía aguas, lo relacioné con los trabajos del psicólogo Eli Finkel sobre el matrimonio y las relaciones afectivas duraderas. Explica que: “los mejores matrimonios son aquellos en los que los cónyuges invierten suficiente tiempo y energía en el fortalecimiento de la relación para ayudarse mutuamente a lograr lo que cada uno de ellos busca”.

De todos modos era lo previsible, se veía hace tiempo como se hundían. Cada uno iba por su lado. Pocas veces se les veía a los dos solos, ¡ni en la compra!. Y las que estaban juntos pero acompañados, se trataban de forma tan despectiva, y era tan habitual,  que a nadie ya le sorprendía ”.

¿Cuáles pueden ser las claves de las relaciones sólidas?, y también ¿cuáles los motivos que llevan a una ruptura del tipo que sea?.

divorcio 2

¿Cuanto tiempo pasamos juntos?

Los sociólogos Jeffrey Dew y W. Bradford Wilcox demostraron que los cónyuges que pasan “tiempo a solas el uno con el otro, hablan de ellos y ambos comparten juntos alguna actividad al menos una vez por semana” eran 3,5 veces más propensos a ser felices en su matrimonio que los que lo hacen con menos frecuencia.

¿Cuantos amigos compartimos y hacemos cosas con ellos?

El sociólogo Paul R. Amato y su equipo analizando la satisfacción subjetiva de una muestra elevada de parejas han demostrado que las parejas con un porcentaje mayor de amigos comunes y comparten tiempo con ellos se sienten 2,5 veces mejor en la relación, que aquellas sin a penas amigos compartidos, ni actividades con ellos.

¿Cómo son nuestras conversaciones?

El psicólogo James K. McNulty en un estudio durante cuatro años con 167 parejas asegura que un “buen cabreo” en algún momento, hasta echarse en cara algunas cosas no tiene por que ser un corrosivo en la relación, siempre que no sea lo habitual. Sin embargo son letales, gestos de desprecio, silencios, no hablar durante días, miradas agresivas, las pullas y el sarcasmo en público o en privado. La hostilidad indirecta parece ser la principal enemiga del matrimonio asegura McNulty.

¿Y las expectativas respecto al otro?

Las expectativas están en consonancia con las creencias de cómo deben ser la cosas, las relaciones o las personas. Solo cuando practicamos una comunicación efectiva, se expresa con claridad lo que es importante para uno, lo que esperamos del otro y lo que se puede esperar de nosotros, podemos sintonizar expectativas con realidad evitando “desengaños” y “decepciones”, los dos principales aceleradores del desgaste en una relación.

¿Cómo abordamos los problemas o las crisis?.

Las parejas que no han definido la forma en que se enfrentarán a los problemas o discusiones, que tienden a pelear o a ocultar, a quedarse con los resentimientos que se originan por lo que se dijo o se hizo, son candidatas preferentistas para la ruptura.

Autores como Costa y Serrat indican que las parejas eficientes frente a las crisis, afrontan los problemas desde la intimidad, sin invitados que no sean especialistas. Reconocen los momentos difíciles pero establecen reglas que buscan soluciones válidas para ambos a través del consenso y valorando el alcance de sus decisiones.

La familia de ella está metida por completo, opinando.…Ya hace nueve años estuvieron también a punto de separarse, lo avisó,  y ¡qué inconsciente!, delante de otros se burlaba del aviso e ignoraba las alertas que señalaba.  Su madre le dice que a qué espera que fue tremendo verlos en el último cumpleaños de uno de sus hijos, que no quiere que siga así porque no se lo merece y que tiene todo su apoyo. Sus amigos dicen que esperan a…”

solos

Escuchando anécdota tras anécdota, antiguas y recientes que les habían llevado al borde del precipicio pensé que en realidad el éxito de un matrimonio se debe en gran parte a la forma en que día a día se hablan y negocian las diferencias, no las compatibilidades. Y ellos las habían dejado pasar, a veces en silencio y otras con posturas demasiado venenosas. Desconocían lo que cada uno quería porque no habían dedicado ni tiempo ni esfuerzo en averiguarlo. Y cuando se dieron cuenta eran un matrimonio fracasado. Era un buen caso a añadir al estudio de Finkel.

Dejo encima de la mesa una sugerencia… ¿que plan juntos hay para esta semana?

Publicado en Coaching, sociedad, Terapia | Etiquetado , , | Deja un comentario

HEL VUEN UMOR i LOS SEQRETOS DE LA RRISA

Cuando tras la ducha me extendía la crema de melocotón y todo el baño se inundaba de ese olor, me miré en el espejo y estaba sonriendo. Me estaba acordando del día anterior. Una llamada que acordamos, yo de teleoperadora y él de cliente experto ecológico. …¿Y respecto a las bayas de goji?. … Una idea tejida para quien queríamos la escuchara mientras muy digna con gesto agrio, proclamaba sacando de las bolsas: ¡¡todo ecológico, sano y natural!!. Mientras, unos yogures griegos llenos de nata que ella misma había comprado, medio ocultos se iban a la nevera. No recuerdo bien ni el por qué, ni el para qué lo hicimos, pero recuerdo las risas contenidas, y las posteriores, como uno de esos momentos en que la sonrisa enderezaba lo que parecía torcido. Y así fuimos tejiendo una alianza de buen humor que…

Este trozo del libro que me han dejado es una historia llena de locuras divertidas, de personajes entrañables descritos con mucha gracia. Pero al terminar el párrafo y leer que la sonrisa endereza lo que está torcido me ha hecho reflexionar sobre la importancia del buen humor en cualquier momento de nuestra vida.

sonris

Nadie podrá negar que valoramos mucho mejor a quien es divertido y alegre que a aquellos calimeros siempre desilusionados, agraviados, ofendidos y amargados.

calimero

Los miles de beneficios que aporta el buen humor están más que validados científicamente:

El psiquitara William Fry creador de la gelotología, ciencia que estudia los efectos de la risa en el cuerpo y la mente, indica que cinco minutos de risa equivalen a 45 minutos de ejercicio ligero. Buena excusa para no hacer ejercicio hoy. Aunque Robert McGrath, psicólogo de la Universidad Wisconsin-Madison,  nos recomienda 30 minutos diarios de ejercicio y 15 minutos de humor, logrando así un balance entre salud emocional y física. Se acabó la excusa para no hacer ejercicio.

La risa es buena para el organismo, relaja músculos y estimula el ritmo cardíaco, la carcajada genera dopamina y adrenalina lo que nos aleja de la tristeza. Pero sobre todo es buenísima para la mente. Una persona con sentido del humor gana en autoestima y tiene una visión más positiva de las cosas. Relativiza los problemas y afronta las situaciones de forma más relajada, lo que le permite buscar soluciones más creativas y menos angustiosas. Además es gratis.

No se trata de reir sin tregua, las penas existen, pero hay que darles el tiempo y el valor justo, que el buen humor se convierta en la palanca que facilite salir a buscar nuestro bienestar.

chiste 7

¿Se nace con sentido del humor?. Los niños alrededor de los 7 años se ríen entre 300 y 400 veces al día, y los adultos entre 15 y 100 veces. Todos tenemos esa capacidad, la de reír, lo que pasa es que la perdemos poco a poco. Es como si hubiéramos aprendido que ser serios es mejor que divertidos. Que el temor a no parecer responsables o hacer el ridículo bloquearan la forma irónica y divertida de ver cosas más o menos trascendentes.

Y si lo he perdido, ¿cómo lo recupero?. Como cualquier ejercicio solo hay que volver a practicarlo para recuperarlo. Rescatar nuestro propio estilo, sin forzar otro que no nos encaje.

chiste 3

Se me ocurren algunas cosas por las que empezar.

  • Rodearse de personas alegres, que te hacen sentir bien. Nada de quejosos, resentidos, decepcionados, disgustados o irritados. Imprescindible alejarse de los que solo saben ver culpas y te recuerdan errores.

  • El tiempo libre, de ocio, dedicarlo a cosas placenteras que nos hagan reir, sentirnos bien, divertirnos, porque al final de esos momentos estarás de buen humor.

  • Ver películas, programas de televisión o leer cosas entretenidas, divertidas, que no te sumerjan horas y horas después en la melancolía.

  • Utiliza un lenguaje positivo sobre ti y sobre las cosas. Abandona etiquetas negativas. No eres “aburrido”, no lo vuelvas a decir ni consientas que te lo digan. Usa la ironía como Di Caprio y Ben Affleck oscarizados que se llaman a si mismos “fofisanos”.

    fofisanos-1

  • Disfruta de los momentos alegres, alárgalos, no te arrepientas de las oportunidades que te generan ilusión, diversión, alegría y de disfrutar con alguien o con algo.

  • Evoca siempre que puedas las escenas y situaciones divertidas, haz que tu cerebro las mantenga vivas. Abandona y huye de recordar las que no te generan ningún placer ni alegría.

    de la mano

  • Piensa en positivo. Si malo es morder una manzana y encontrar un gusano, peor hubiera sido comerse la manzana entera. Forzar la sonrisa. El cerebro tiene que acostumbrarse a que es un gesto fácil que aparece en la cara.

     He tenido una tarde perfecta, pero no era esta.-Groucho Marx.”

Muchos autores especialistas en psicología positiva como Seligman,  hablan del sentido del humor como una de las fortalezas del ser humano. Se refieren a él como “ una capacidad para experimentar y/o estimular una reacción muy específica, la risa (observable o no), y de esta manera conseguir o mantener un estado de ánimo positivo”.

Sin estar todos los días contando chistes, sin hacer constantemente payasadas, se trata de ver en gestos, en situaciones, justo aquello que es divertido, loco, ridículo, sobreactuado, demencial y soltar una buena sonrisa o carcajada.

¿Que como sigue el libro de la natural con sus yogures griegos, la teleoperadora y el otro?. Ante todo muy divertido, esa escritora tiene mucha ironía, me lo he terminado en dos tardes.

Hoy dejo encima de la mesa esta imagen…

chiste8

Publicado en Coaching, sociedad | Etiquetado , , , | Deja un comentario

UNA OFERTA QUE NO PODRAS RECHAZAR.

He sido testigo de un auténtico chantaje… no de esos que aparecen en el cine o la prensa, de un chantaje emocional.

Dirigir la conducta de alguien utilizando su miedo a una posible pérdida, del tipo que sea, es un chantaje. Y es más frecuente de lo que en principio podíamos esperar.

titeres02

Los chantajistas tienen unas habilidades especiales de manipulación para presentarse al principio como víctimas, aparentemente indefensos, pero de eso nada. Usan a quien es objeto del chantaje como un instrumento para obtener algo, perdiendo de perspectiva cómo se siente o se sentirán pasado un tiempo. En realidad son auténticos depredadores de los sentimientos de los demás disfrazados, como les gusta, de buenas personas, pero ajenos al sufrimiento de otros con un solo objetivo, conseguir lo que desean.

Cualquiera puede ser un chantajista, y muchas situaciones de la vida lo propician. Un despido, el camino hacia una separación o un divorcio, una enfermedad, un conflicto ….

Cuando nos hacen sentir avergonzados o culpables. Cuando se burlan de nosotros o destrozan nuestra autoestima. Cuando se manipulan los hechos y nos recuerdan las “deudas pendientes”. Cuando tememos poder perder algo o a alguien. Cuando nos obligan a hacer…. estamos cayendo en una emboscada.

Darse cuenta de que estamos inmersos en un chantaje emocional es lo más complicado de la escena.

miedo

El miedo es el núcleo del chantaje, y aunque es una conducta muy primitiva y en muchas situaciones de la vida de protección, no haber aprendido a gestionarlo con eficacia nos puede convertir en personajes muy vulnerables.

En esa situación de la que he sido testigo, en diferido, se daban los ingredientes de un buen chantaje emocional:

Exigencia velada de lo que el otro desea. El chantajista no es claro, le da tanta importancia al tema que provoca que su víctima “lo adivine” pero ante todo no tenga otra alternativa. Puede usar a otra persona para sus exigencias y teñirlas de razonamientos aparentemente lógicos y legales.

Responsables de su tristeza. El chantajista convierte a su víctima en el responsable de su infelicidad, dolor o humillación. No quiere que escape a la carga de su enojo, su desdicha o amargura.

Presión. No ceja hasta que lo consigue, no le importa cuando, donde ni por cuanto tiempo. No duda de repetirlo delante de quien sea. Ni a cuantos aliados deba buscar. Llora, grita, discute, usa eternos silencios de castigo o auténticas batallas en las que echa en cara cualquier dato, ¡da igual!. La “lástima” por el chantajista empieza a anidar y la culpa gana intensidad.

Amenaza. Si aún comprueba que existe demasiada resistencia para conseguir lo que desea, empezará a “relatar” las posibles pérdidas. Pérdidas vinculadas a los afectos, a la desdicha, al bienestar económico, al prestigio… nada dejará de entrar en juego si sabe que puede doler mucho.

retener

Obediencia se convierte en sinónimos de “autoengañarse, ceder y desistir”. Aunque no se esté de acuerdo, se empieza a abandonar para no verse atrapado en esa tela de araña. Se empieza a perder terreno para dejar que cultive su objetivo.

Reiteración. No se le olvida. Tras periodos de paz y de aparente tranquilidad vuelve a su objetivo. No sirven vacaciones, fines de semana ociosos, sexo placentero, acuerdos, retomará el tema.

Así se ingresa en el circulo vicioso del que puede ser difícil escapar… a no ser que:

liberarse1

  • Frente a una exigencia que no se desea, respondamos NO tanteas veces como sean necesarias, sin prestar atención a lo que se supone quiere o quieren.
  • Frente a su desdicha, recordar a quien te quiere hacer culpable que cada uno es responsable de su bienestar, dicha o fortuna, y que es bueno preguntarse cómo cada uno contribuimos a nuestra propia infelicidad.
  • Frente a la presión. Todos tenemos un umbral de resistencia, el chantajista también. Mantén tu opinión sin argumentaciones, solo expresa lo que tú también quieres.
  • Frente a la amenaza. Preguntate ¿seguro que eso será tan horrible?. Cuando mostramos templanza y que algo no nos da miedo, pierde valor el objeto de intimidación,  comprobaremos que no es para tanto, que es mejor rescatar el orgullo perdido. “Cuando se teme a alguien es porque a ese alguien le hemos concedido poder sobre nosotros”. Herman Hesse.
  • Frente a la obediencia, recuerda que eres libre para decidir, para equivocarte y para acertar. 
  • Frente a la reiteración. Solo desaparecen conductas a las que no se prestan atención. Ni cediendo, ni hablando, ni escuchando, ni teniendo en cuenta, ese es el camino.

Reflexionando sobre lo que me ha hecho escribir estas líneas, se me ocurre dejar encima de la mesa algunas frases de alerta para desmontar eso que es un chantaje emocional y no consentiré nunca.

Nunca me has apoyado, ahora puedes demostrarme…”.Si no accedes a estas condiciones es que….”. No hace falta que vengas siempre he estado solo/a…”.¿Es que quieres que todos piensen…?”. Si no lo haces contaré que tú…”.No verás nunca más….”. Ahora vas a ver lo que yo tambien hago…”. Te vas a quedar sin nada, ni nadie”.Si me das otra oportunidad te prometo que …”.

 

i-am-free

Publicado en Coaching, sociedad, Terapia | Etiquetado , , , , | 1 Comentario